Oración a San Cipriano contra hechizos

En el nombre de la Santísima Trinidad,

Y de todos los Arcángeles celestiales

Intercede San Cipriano, excelso apóstol,

con la aprobación de Jesucristo mi redentor.

Oh loable San Cipriano, Patrón de magos y Santos,

Elevo ante ti mi plegaria,

Escucha, el grito de mi angustia

para suplicarte tu portentosa intercesión

Que me protejas de las asechanzas

de mis contrincantes, del falso que me brinda su amistad.

Ampárame, tanto los enemigos ocultos,

Los que estén cerca y los que estén lejos

Sea hombre o sea mujer.

Aléjame del lisonjero o lisonjera

que finge ser mi aliado,

Líbrame del mentiroso, del tramposo calculador,

Del mal vecino

También del calumniador, de los envidiosos

de las malas influencias

De la mala vibra

Aléjalos, confúndelos y quebrántalos.

Ampárame de todo malhechor,

De cualquier maleficio, acto exotérico, magia negra, magia roja

Te suplico, ¡sálvame!

Oh San Cipriano, poderoso benefactor

Sean falsos los pasos de mis adversarios,

Que ellos mismos caigan en su propio enredo.

Cúbreme, desata y destruye cualquier brujería

contra mi o contra mi familia,

Líbrame de ataduras y hechizos

Revierte cualquier acto maléfico en mi contra

Regrésalos multiplicados al mismo lugar de donde vino

Arroja todo lo malo que contra mí venga,

Despeja mi camino, para que ninguna amenaza se interponga

Protégeme de todo mal a mí y a los míos.

Líbrame de la muerte súbita

Confío en ti, en tu protección,

Pues sé bien que socorres al más necesitado,

Y consuelas a los más atribulados

Para que con el divino poder que el creador del universo te da

Así como también de la Santísima Trinidad

Y de todas las figuras celestiales

Me Favorezcas

Me libres de persecuciones, prisiones y encarcelamientos

Me concedas tu gracia, tu bendición y tu protección.

Amén.

Esta oración constituye un clamor desesperado para pedir a San Cipriano, un portentoso mago de antaño con el fin de ser amparado contra todo tipo de maleficios, envidias, mal de ojo, calumnias entre otros. Él interviene como un potente benefactor para romper y acabar con cualquier hechizo, brujería o sortilegio. Así como también aleja a las personas que quieran causarnos daño, es decir es una oración de protección para resguardarte espiritual y físicamente.

Para disfrutar de sus beneficios el devoto deberá repetir la oración por un espacio de tres domingos seguidos, es pertinente destacar que son beneficiados también quienes la tengan en su casa o cuando sea leído por un tercero.

San Cipriano, tu mejor alternativa de Protección contra hechizos.

San Cipriano es un Santo muy popular, ampliamente reconocido por la iglesia Católica pues sufrió en carne propia el martirio que padecieron muchos cristianos a causa de su fe en Dios, a raíz de su conversión al cristianismo. Escribió un grimorio mágico el cual contiene estas oraciones, las cuales constituyen una fórmula maravillosa que practicó cuando llevaba una vida de mago.

Cipriano es un Santo muy prodigioso, fue una persona muy caritativa y transmite la buena vibra, no obstante sus oraciones también son empleadas para rituales maléficos, sin embargo sus oraciones son tan poderosas que indudablemente es la mejor alternativa a tu alcance, si estas presentando problemas o sencillamente deseas que las fuerza divina te ampare y te favorezca.

Las oraciones de San Cipriano son extractos de sus libros, pues él dedicó también mucho tiempo a la escritura de estos textos místicos que desbordan gran sabiduría en el campo de las ciencias ocultas, por lo que son considerados como un tesoro de un valor inigualable.