Oración milagrosa a San Cipriano

¡Oh! Gloriosísimo y protector San Cipriano, fiel seguidor de nuestro Señor Jesucristo.

 Tú que fuiste mártir pues moriste por tus creencias convirtiéndote así en la fuente de poder de muchos creyentes tuyos.

La iglesia te dedica un lugar especial entre sus Santos convirtiéndote en patrón de los casos imposibles.

Eres la fuente infinita del amor de Dios pues es este la base de todas tus obras en el mundo.

Hoy vengo humillado ante ti y te suplico que hagas uso de mi vida para que a través de tu santo espíritu se manifieste en mí, lo que se te ha concedido.

Pues eres el único capaz de auxiliar a tus fieles de tal manera que tus milagros son palpables y visibles.

Benemérito y protector San Cipriano, tu que eres la única esperanza de quienes han perdido la fuerza y las ganas de continuar adelante.

Ven en mi socorro en esta gran necesidad, infúndeme con tu amor y protección.

Sé el canal por el cual lleguen a mi vida el descanso y amparo que provienen de lo alto en todas mis tribulaciones, miseria y dolor.

Especialmente en esas que están en lo más profundo de mi corazón y que solo tú, mi Santo protector, conoces.

Permíteme bendecir a mi Dios a través de ti y con todos los elegidos en la gloria eterna.

Te hago la firme promesa mi amado San Cipriano, tenerte presente siempre en cada aspecto de mi vida.

Te honraré como a mi particular y enérgico protector.

Seré el canal que necesitas para que existan más personas que te sigan y veneren como tú te lo mereces.

Seremos tus fieles devotos y en cada una de nuestras oraciones siempre estarás presente.

Te pido finalmente que nunca me dejes a la expensa de los males del mundo, y que las bendiciones que lleguen a mi vida, sean atraídas por tu inmenso poder y amor.

Sé para mí la ventana que se abre cuando se cierre una puerta, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

oracion milagrosa san cipriano

¿Por qué hacer una oración a San Cipriano?

Durante nuestras vidas, estamos a merced de situaciones riesgosas y dolorosas que pueden afectar nuestra existencia de manera negativa. Haciéndose notar en nuestro actuar y en las decisiones que tomamos con frecuencia.

Para hacer menos pesada esta carga por situaciones que no esperamos, no hay nada mejor que elevar una plegaria. Bien sea, que nos libere de nuestra carga o solicitar un milagro a San Cipriano de la mano de Dios.

De esta manera le impedimos al mal que se quede en nuestras vidas. Pues es en la oración milagrosa a San Cipriano donde estará nuestro verdadero encuentro con Dios. Él siempre actuará en nuestro auxilio a través de sus discípulos y Santos.

Así como Cristo dio su vida por nosotros demostrando el amor de Dios, San Cipriano entregó su vida por defender su palabra y sus enseñanzas. De esta misma manera, usará su poder para que nada nos dañe y nos cause dolor.

¿Cuándo hacer esta oración milagrosa?

Las oraciones milagrosas las elevamos en momentos de gran dificultad y conflictos de nuestra existencia. Imploramos la ayuda de nuestros santos para que intercedan a nuestro Señor Jesucristo.

San Cipriano siendo un santo experto en el amor, actúa en nuestras vidas siempre que lo invoquemos con mucha fe. Confiando en los favores recibidos y en la forma en la que alejará todo lo que pueda lastimarnos.

La oración milagrosa a San Cipriano es una acción personal que nos lleva al encuentro con Dios. Es por ello, que solo tú sabrás cuál es el momento indicado para conversar y contarle tus penas al Padre Celestial.

Pero, no está demás que puedas iniciarte en la oración constante, para que descubras los increíbles milagros que puedes recibir del cielo. En ocasiones, no es necesario pedir algo en particular, sino saber agradecer por todo lo que Dios nos ha dado.