Novena de San Cipriano

Primer día

Para pedir protección y revocación de maleficios.

Este día se invoca a San Cipriano en un acto de verdadera fe

cristiana con el fin de implorarle que nos proteja de cualquier hechizo maligno,

para ello le planteamos el problema o situación que estamos atravesando.

San Cipriano, prodigioso santo

Te invoco en este día para (diga aquí el problema)

Para que intervengas a mi favor,

 eleva como suave aroma este clamor,

protégeme de cualquier malhechor

Que pretenda torcer mis caminos y causarme daño,

Líbrame de amarres,

 conjuros y hechizos

Y con tu poder revierte lo que contra mi o contra mi familia

Tengan preparado.

Segundo día.

Oh, piadoso San Cipriano por tu infinita caridad

Te ruego que me ayudes a sobrellevar esta carga,

Disipando este sufrimiento a causa de (diga aquí el problema),

tu que padeciste las viscitudes de tus contrincantes,

manteniéndote leal a la fe en nuestro Señor y perdonando

a los que te adversaron, acude pronto a ayudarme a salir

triunfante de esta crisis, concédeme la victoria en Cristo

mi redentor que vive y reina por la eternidad.

Tercer día.

Oh, San Cipriano, altísimo apóstol de la iglesia

A quien rinden honor los Ángeles y Arcángeles

Te suplico que me protejas de todo mal,

Ilumina mi sendero y protégeme cuando viaje

Quitando todo barrera que se pudiera presentar

Tanto a mi salida como en mi retorno,

Líbrame mi poderoso protector y tu bondad me alcance

En cada momento de mi existencias

Resguarda a mi familia,

En ti confío mi Santo Patrón.

Amén.

Cuarto día

Glorioso San Cipriano, en el nombre de Jesús te invoco

Porque eres mi gran benefactor, merecedor de la honra que has merecido

ganar por los múltiples favores que dispensas

a quienes con fe conjuran tu espíritu, por lo tanto yo te pido

abogado mío que me defiendas y ampares en todo momento,

líbrame de mis enemigos, los que veo y los que no puedo ver,

los que conozco y los que desconozco, líbrame de injusticias,

de encarcelamiento, endereza mi camino,

otórgame la gracia que te ruego (pedir el favor)según convenga en tu voluntad.

Amén

Quinto día

Glorioso San Cipriano, patrón de magos y hechiceros,

te imploro tu prodigiosa intercesión ante Cristo mi Señor

para que me resguardes de cualquier acción que mis enemigos

con magia negra se ensañe contra mi o contra mis seres queridos,

desata cualquier amarre y devuelve todo lo malo

a su lugar de origen y presérvame de toda maldad.

Líbrame de calumnias y de malos vecinos,

de cualquier influencia negativa aléjame.

Sexto día.

 San Cipriano, santo de mi devoción,

suplico tu poderosa intercesión ante mi redentor por lo tanto,

te rezo con el corazón lleno de esperanza,

para que todos mis planes y proyectos de vida

se lleven a cabo de manera exitosa,

y que las dificultades (diga aquí el problema),

sean desvanecidas, con el poder que Dios te ha concedido.

A ti te encargo todas mis carencias para que me ayudes

y me brindes tu protección, con tu apoyo triunfaré.

Amén.

Séptimo día

Bendito San Cipriano, inclina tu oído y escucha mis plegarias,

ayúdame a salir airoso de la terrible situación que estoy enfrentando

(haga su petición), atrae sobre mi la buena vibra

y desecha todo lo malo, arrojándolo lejos de mi presencia,

protégeme de sanguinarios y de muerte violenta líbrame.

Octavo día.

San Cipriano, confiado acudo a tu presencia para ponerme en tus manos,

para que con la aprobación de Cristo Jesús,

medies a mi favor para librarme de todos mis enemigos,

ayúdame para desterrar mis pecados y perdona mis culpas,

tu eres mi aliado y mi brazo fuerte en medio de tantas dificultades.

Noveno día

Dios mío escúchame, Sé mi pronto auxilio y socórreme

cuando el enemigo me aceche, sean inútiles todas las cosas

 que planean y ejecuten contra mí o contra los míos.

Concédeme tus beneficios y mis ruegos lleguen a tu presencia

por la mediación de vuestro glorioso y leal mártir San Cipriano.

Amén

Novena de San Cipriano

La novena de San Cipriano se realiza con el fin de rogar su poderosa intercesión para que nos asista favorablemente compensándonos por nuestra confianza al encomendarle nuestras peticiones, además es muy eficaz para alejar las mala vibra y a todas las personas mal intencionadas.