Oración poderosa a San Cipriano

¡Oh! San Cipriano bendito,

Tú que estás lleno de infinita sabiduría

Y conoces muy bien nuestras necesidades

Pues antes de ser Santo fuiste un hombre común como nosotros.

Me pongo en tus manos para solicitar tu poder y tus favores.

Tu que sabes de la existencia del bien y el mal en la tierra,

Intercede con tu gracia para que nada pueda afectarme,

Acógeme en tus manos para que me enseñes,

A través de tu ejemplo,

A desprenderme de todo lo material y ser fiel a mis creencias,

Y a todo lo bueno que proviene de lo alto.

Que sea la caridad lo que mueva mi corazón

Así como movió el tuyo.

Tú que sufriste la muerte a manos de quienes no entendieron tu fe y devoción,

Hazme digno de ser parte del reino de Dios en los cielos.

Mi amado San Cipriano,

Te ruego me acompañes en mis días tristes y en mis noches más oscuras.

Que reboces mi alma de la paz que necesito

Para seguir andando mí camino y ser para los que están a mí alrededor,

La linterna que ilumine sus días.

Que nunca me falte la alegría.

Que toda prueba que me imponga el destino

La pueda superar tomado de mano.

Mi venerado San Cipriano,

Tú que en tu misión divina concedes a tus fieles sus peticiones,

No olvides a este ferviente creyente tuyo.

Confío en ti y en tu bendita presencia en mi vida,

Escucha mi ruego desolado y líbrame de todo maleficio, celos y adversario.

Regálame el don sagrado.

En tu persona creo, siempre y por siempre, mi bienaventurado San Cipriano.

Tú que reconociste a Dios como nuestro único Dios

 Y como nuestro único Señor a su hijo Jesucristo,

Se mi protector y mi guía este y todos los días de mi vida.

Amén.

Orar implica implorar, suplicar y pedir con mucha fe aquello que aflige al corazón y genera una gran ansiedad. Entonces el momento para realizar esta oración poderosa a San Cipriano es cuando más vulnerables nos encontremos.

¿Cuándo hacer la Oración a San Cipriano?

Establecer un momento para elevar una plegaria es algo verdaderamente ambiguo. Ya que, todo va a depender del estado de ánimo que tengamos al momento de realizar la oración.

Recordemos que toda oración viene llena de una gran cantidad de emociones que van acompañadas de la fe. Del mismo modo, que la benevolencia que sentimos al dirigir una oración a Dios. Pero también hacia ese Santo que será nuestro intercesor ante Él.

Orar implica implorar, suplicar y pedir con mucha fe aquello que aflige al corazón y genera una gran ansiedad. Entonces el momento para realizar esta oración poderosa a San Cipriano es cuando más vulnerables nos encontremos.

Cierra los ojos, has la señal de la cruz y en esa infinita paz interna que surge desde lo más profundo, eleva tu plegaria. Ora a San Cipriano con fe y confía en que él estará presto a escucharte una vez que pronuncies su nombre.

Orar implica implorar, suplicar y pedir con mucha fe aquello que aflige al corazón y genera una gran ansiedad. Entonces el momento para realizar esta oración poderosa a San Cipriano es cuando más vulnerables nos encontremos

Virtudes de San Cipriano

San Cipriano fue un notable clérigo romano, con aptitudes para la grafía y de descendencia africana. Su familia era acaudalada y le brindo una excelente educación y enseñanzas.

Fue un santo conocedor absoluto de todas las religiones y un burgués en conocimientos, Antes de convertirse al cristianismo recorrió los caminos de la investigación, practicó la hechicería y las ciencias desconocidas.

Desde pequeño fue un gran conocedor de los beneficios de las plantas, los metales, las estrellas y los cirios. Herbolario por naturaleza, sabía cómo preparar infusiones para derrotar a los malos espíritus y tenía el don de ejecutar exorcismos.

La vida de San Cipriano se vio enormemente afectada por todas sus prácticas. Sin embargo, gracias a la guía de Cecilio un Sacerdote amigo, le dio un vuelco a su vida. Transformándola por completo y enfocándose en el cristianismo.

San Cipriano fue muerto a manos de los romanos un 14 de septiembre, siendo decapitado frente a los fieles que lamentaron profundamente su deceso.